Serigrafía: En qué Consiste y cómo Funciona

Si hablamos sobre sistemas de impresión, la serigrafía es uno de los procesos utilizados más antiguos de la historia. La impresión de distintos materiales con resultados efectivos, estéticos y con una resistencia duradera en el tiempo, suele conllevar costes costosos para una empresa.

En el caso de la serigrafía, se trata de un sistema de impresión más económico, generalmente, en este sentido. Este sistema se utiliza para el estampado de textiles, principalmente, y en impresiones de todo tipo de materiales, como plástico, cristal, madera o papel.

Puede constituir un proceso artesanal y manual si se realiza en torno a pequeñas producciones, o una impresión a gran tamaño centrado en prensas automáticas para producciones en serie.

En Cutter Printer Systems te vamos a explicar en qué consiste el sistema de impresión de la serigrafía, cuál es el proceso de producción que tiene y las ventajas de utilizar este sistema tan longevo. ¡Vamos a ello!

¿Qué es la serigrafía?

La serigrafía consiste en una técnica de impresión que permite la estampación de imágenes trazadas sobre una plantilla o superficie plana, elaborada a partir de sustratos de papel, metal, plástico, tela o vidrio.

Consiste en traspasar la tinta sobre un artículo mediante la disposición de una malla. Como hemos mencionado, es una de las técnicas de impresión más antiguas y tradicionales, siendo una de las opciones más utilizadas por las empresas para fijar diseños en productos. Esto se debe a una fidelidad en la impresión de la imagen y una calidad excelente, resistente al paso del tiempo.

Origen de la serigrafía

Pese a que no podemos confirmar que sea una técnica creada por un inventor específico, sus orígenes se remontan a la antigua China, con la dinastía Song. Siglos después, durante las décadas de 1600, esta técnica se extendió al continente europeo, realizada a través de plantillas sobre pelo humano tensado y adherido al marco.

Para establecer un origen de su desarrollo comercial, se registran las primeras patentes a principios del siglo XX, cuando el proceso de impresión y la técnica evolucionaron hasta ser más modernos.

Durante los años de la Primera Guerra Mundial, la serigrafía se popularizó en todo EEUU, muy utilizada para estampar banderas, carteles, panfletos publicitarios y demás usos propagandísticos.

Durante los años 20, la serigrafía también se utilizó de cara al arte, con diversos artistas que comenzaron a aplicar las técnicas de impresión para sus obras. Durante todo el siglo XX, se perfeccionaron las técnicas, los modelos, el proceso y los materiales relativos a la serigrafía, llegando a ser una de las técnicas de reproducción de imágenes más importantes.

Tipos de impresión por serigrafía

Serigrafía manual

Se trata de una técnica básica de estampado basada en una producción manual. Es el tipo de impresión más común en el ámbito de la serigrafía, caracterizado por tratarse de un proceso artesanal en la totalidad del proceso de impresión.

La máquina que se utiliza, dispone de una base adaptable para serigrafiar distintos productos, con una variedad de tamaños, como las gorras, mochilas, bolsas o camisetas.

Serigrafía semiautomática

Se trata de una de las clases de impresión serigráficas más utilizadas en la industria textil, destacando la gran capacidad que tiene, la calidad y la rapidez de producción. Se trata de un modelo de impresión muy parecida a la manual, con la diferencia de que la persona coloca el producto sobre la base y vierte la tinta, mientras que es la máquina quien lleva a cabo el resto del proceso.

Se caracteriza por contar con funciones automáticas y un trabajo en común con la ayuda manual constante, realizando pausas entre impresiones y garantizando resultados impecables.

Serigrafía circular

Este método de estampación consiste en el funcionamiento de una máquina adaptada, responsable de imprimir sobre superficies circulares, lo que garantiza un resultado totalmente adaptado al producto. Funciona gracias a una máquina especial que permite personalizar con excelencia productos como tazas, vasos o termos, por ejemplo. 

Serigrafia automática

Como nos indica su nombre, es un tipo de técnica de impresión totalmente automática, en la que las labores del operario se reducen a colocar los artículos en la posición adecuada para la posterior impresión. Es la serigrafía más utilizada en la gran mayoría de empresas, ya que nos posibilita una producción a gran escala y automatizada.

Ventajas de la serigrafía

  • Es económica. Aunque se realice en pequeñas tiradas de impresión, se vuelve un proceso rentable porque ya tenemos el marco con la malla implantado. Y si es en grandes cantidades, los beneficios se elevarán y son costos adicionales.
  • Resultados duraderos. Los efectos de la serigrafía sobre los productos textiles presentan una gran resistencia debido al grosor de las tintas empleadas. El resultado es de calidad y fuerte.
  • Variedad y color. Se trata de uno de los métodos más adaptables, pudiendo utilizar cualquier superficie plana. Con respecto a los colores, se pueden lograr colores espesos difíciles de reproducir con otras técnicas de impresión.

Disfruta de los mejores resultados con nuestras máquinas

En Cutter Printer System os presentamos las impresoras profesionales para textil con mejores garantías. Imprime sobre cualquier tejido y diseña tus propias prendas, de forma sencilla y rápida. La mayor calidad garantizada en todos tus productos, con las máquinas adecuadas a tus gustos y necesidades:

Aplicaciones

Hacer una consulta