Historias de usuario: Madpisa

En 2015, Moshe Gamliel descubrió máquinas que podían imprimir en cualquier material que se quisiera, pero eran enormes, pesadas y caras. Después, Moshe tropezó con la ValueJet 426UF de Mutoh, una máquina relativamente pequeña y sin ser cara. Al combinar la ValueJet 426UF con una app, la tienda recibió, en un corto período de tiempo, la mayoría de las solicitudes de impresión de fotografías en todo el país para imprimir en una amplia variedad de materiales.

 

EL RETO

Madpisa, «pequeña tienda de impresión» en hebreo, se vio obligada a adaptarse a los desafíos que presentan los nuevos contendientes: los smartphones. Fue literalmente adaptarse o morir, ya que los smartphones volvieron completamente el mundo de la impresión de fotografías del revés. La impresión de fotografías era un negocio decadente y solo conocía una dirección: cuesta abajo. Moshe Gamliel, el dueño de Madpisa, y su esposa Osnat se vieron obligados a replantearse su modelo de negocio.

Productos de historia de usuario: ValueJet 426UF

En 2015, Moshe Gamliel descubrió máquinas que podían imprimir en cualquier material que se quisiera, pero eran enormes, pesadas y caras. Después, Moshe tropezó con la ValueJet 426UF de Mutoh, una máquina relativamente pequeña y sin ser cara. Al combinar la ValueJet 426UF con una app, la tienda recibió, en un corto período de tiempo, la mayoría de las solicitudes de impresión de fotografías en todo el país para imprimir en una amplia variedad de materiales.

 

DEL DESEMPLEO AL ÉXITO

Para Moshe Gamliel, todo comenzó en 1999, cuando su padre Pinhas Gamliel decidió comprar un negocio tambaleante para su hijo. Moshe siendo actor y director, estaba desempleado en ese momento. Al recibir el obsequio de su padre, junto con su esposa Osnat, comenzaron a imprimir camisetas en un centro comercial con tecnología muy anticuada. Todas sus máquinas habían estado almacenadas en un viejo almacén polvoriento y estaban bastante desfasadas. Fue entonces cuando Moshe decidió dar nueva vida a estas máquinas y hacer que volvieran a funcionar.

En el año 2000, Moshe llegó a un acuerdo con un centro comercial «Hasharon» en Netanya, Israel, para ubicar la máquina dentro de un restaurante. La máquina apenas cabía en un espacio tan pequeño y estrecho, pero finalmente lograron apretujar la máquina dentro y comenzaron a imprimir camisetas. Durante tres años, Moshe y su esposa Osnat estuvieron al menos 12 horas al día con esa máquina hasta que decidieron cambiar su nombre comercial a Madpisa / «Pequeña tienda de impresión».

Poco después, fueron obligados a dejar del restaurante y decidieron mudarse a una nueva tienda independiente dentro del mismo centro comercial. Eso fue como una bendición pues su negocio comenzó a florecer, dando como resultado la contratación de 10 nuevos empleados adicionales mientras que también se expandieron en el grabado láser. Sin embargo, este aún no sería su mayor éxito. En el camino hacia sus verdaderos deseos y anhelos para el negocio, se toparon con algunos obstáculos, unos más grandes que otros por supuesto.

 

INTRODUCCIÓN DE LOS SMARTPHONES

Fue algo inesperado, cuando los smartphones hicieron su aparición y pusieron el mundo de Madpisa patas arriba por completo. Al verse obligados a replantearse su modelo de negocio, Moshe y Osnat se toparon con la ValueJet 426UF de Mutoh. Poco después, los smartphones resultaron ser en realidad una bendición disfrazada. Las habilidades únicas de la ValueJet 426UF, combinadas con el creativo uso de Madpisa y la innovadora app desarrollada por Moshe, las hicieron aún más exitosas que antes. Expandieron la tienda Madpisa a dos ubicaciones más, al tiempo que lanzaron su app que ahora se usa habitualmente en negocios similares. “Con la ValueJet 426UF de Mutoh, comenzamos a trabajar duro para salvar nuestro negocio con productos más personalizados, originales y exclusivos que nunca. Entendimos que para salvar nuestro decadente negocio de impresión de imágenes, teníamos que hacer algo. Esta ValueJet 426UF nos dio una nueva inspiración e ideas y ahora creemos que el cielo es el límite”, dice Moshe Gamliel.

 

EL CIELO ES EL LÍMITE

A día de hoy, el negocio ha evolucionado a mayores proporciones, logrando aferrarse al caro centro comercial, donde los altos costes son muy altos. Las ambiciones de Moshe no terminaron allí, comenzó a construir patrones y plantillas y los vendió junto con las materias primas a otras tiendas que también tienen la ValueJet 426UF para empezar a imprimir por su cuenta. Básicamente, empaquetó las máquinas, las ideas y las innovaciones, y animó a cuatro de sus buenos amigos a hacer lo mismo y comenzar a imprimir también. «Actualmente, más del 70% de la actividad de Madpisa está relacionada con la ValueJet 426UF de Mutoh y no planeamos detenernos aquí. La razón por la que compramos esta impresora es porque es muy estable y fiable, pero también cubre con todas las necesidades de nuestros clientes, ya que la mayoría de las impresiones no son más mayores de 30 x 40 cm», continúa Moshe Gamliel, «además de eso, todo el proceso de mantenimiento diario es tan simple y fácil de realizar que también lo pueden hacer los nuevos empleados e incluso los aprendices.”

 

INVOLUCRACIÓN EN EL PROCESO DE CREACIÓN

Con la impresora ValueJet 426UF, los clientes de Madpisa se involucran en el proceso de creación y el negocio de modo que con frecuencia esperan en la tienda, observando cómo la impresora imprime sus fotos en los materiales deseados. A veces, incluso se convierten en parte de la innovación, ya que a menudo traen productos de casa en los que quieren imprimir sus fotos. Transformada desde de una impresora de camisetas en un restaurante, a una tienda de impresión de imágenes abatida por la aparición de los smartphones, Madpisa ha evolucionado a una tienda de fotografías muy exitosa que atrae al cliente, con la ValueJet 426UF jugando un papel clave en esto.

About the author

Aplicaciones